Fomento y Principado darán ayudas a la vivienda para 16.600 familias

En una semana abrirá el plazo para pedir apoyo al alquiler, rehabilitación y pago de la hipoteca. La inversión creará 1.200 empleos en tres años

La maquinaria administrativa echó ayer a andar después de que la ministra de Fomento Ana Pastor y la consejera de Bienestar Social Esther Díaz, estamparan sus firmas en un convenio. En los próximos meses los funcionarios empezarán el papeleo necesario para ir distribuyendo de aquí al 2016 unas ayudas públicas a la vivienda que suman 78 millones y llegarán a unas 16.600 familias.

La maquinaria administrativa echó ayer a andar después de que la ministra de Fomento Ana Pastor y la consejera de Bienestar Social Esther Díaz, estamparan sus firmas en un convenio. En los próximos meses los funcionarios empezarán el papeleo necesario para ir distribuyendo de aquí al 2016 unas ayudas públicas a la vivienda que suman 78 millones y llegarán a unas 16.600 familias.

El Consejo de Ministros autorizó la semana pasada a Pastor a que rubricara un convenio que, en la práctica, supone la trasferencia de 65,6 millones de las arcas estatales a las autonómicas a lo largo de tres ejercicios. Al Principado le corresponderá completar la asignación y seleccionar a los beneficiarios. Por lo pronto, «la semana que viene publicaremos en el Boletín Oficial la convocatoria de las ayudas», anticipó Díaz. Hay motivos para tanta premura. Fomento concede los fondos, pero a condición de que los ciudadanos sepan la lista de afortunados en octubre. Es un plazo apurado con el que «vamos a tener dificultades de gestión», previno la consejera.

Las subvenciones se conceden al amparo del Plan Estatal de Fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria y la regeneración y renovación urbana y esas son precisamente sus prioridades. «Tenemos el porcentaje más bajo de la Unión Europea en viviendas puestas al alquiler, de los más bajos en rehabilitación y nos queda mucha mejora energética por hacer», expuso la ministra.

Para darle una vuelta de tuerca al mercado, se convocarán ayudas al alquiler «a sectores de población que tengan dificultades económicas». La renta de los beneficiarios no puede exceder los 22.365 euros, el alquiler mensual debe estar bajo los 600 euros, y la ayuda cubrirá un máximo del 40% del recibo. Tendrán prioridad los amenazados de desahucio. En tres años se espera aprobar 9.400 ayudas de este tipo en la región.

Viviendas unifamiliares

La segunda línea con mayor número de beneficiarios esperados, con 2.200 personas, es la que subsidiará parte de su cuota hipotecaria. El Estado aportará 26,8 millones a este programa y una cifra muy similar a la del alquiler. Habrá también fondos para la rehabilitación, algo prioritario en un país «donde hay cinco millones de viviendas que tienen más de 50 años, en muchas de las cuales viven personas mayores», expuso Pastor.

La consejera aprovechó la ocasión para solicitar que las bases de este tipo de convocatoria atienda la especificidad asturiana, con un número importante de viviendas unifamiliares en el medio rural. La rehabilitación y regeneración, dijo la ministra, facilitarán que las ayudas públicas creen 1.200 puestos de trabajo directos en tres años

Fuente: el comercio